02 Sep

Las energías que llegan para noviembre 2015

(Este texto pertenece al mailing que envío mensualmente con mis canalizaciones y reflexiones.. Si quieres que te añada a la lista, envíame tu contacto a través del formulario de la web: http://www.conectacontuuniverso.com/contacto.html)

¡Holaaa! ¿Cómo ha ido este verano? Terrenalmente podéis haber descansado o no, pero energéticamente hemos tenido todos un verano movidito. ¡Ufff!

Por lo que sé, nos ha tocado mucho poner conciencia a nuestra esencia, algunos han tenido que parar a replantearse su vida y decidir hacia dónde quieren ir, otros han tenido que hacer “limpieza” de cosas que no le aportaban gran cosa en su vida, otros mucho trabajo de RE-conocerse, RE-encuentro,... pero lo que está claro es que ha sido un verano muy provechoso para nuestra alma. ¿No lo sentís así?

Por lo que he ido viendo en las sesiones de canalización con pacientes y lo que me ha ido coincidiendo, nos espera un invierno interesante. Después de este verano de mucha intensidad por “autoposicionarse” vienen unos días de más calma. Unos días, sí. Porque más tarde viene otra vez removida.

Septiembre suavito, octubre de plantearse cosas (sobre todo lo notarán los que se han hecho los locos este verano y no han querido escuchar a su alma cuando les pedía cambios): qué siento, hacia dónde voy, QUIÉN SOY,… Noviembre es el que a mí me da respeto. Me suele salir con muuuucha energía plata. ¿Eso qué significa para mí? Que vamos a consolidar. Que será un mes en el que nos sentiremos en crisis o removidos pero para BIEN. ¿Sabes cuándo notas que dentro de ti está pasando algo, que está pasando un ciclón, pero que tal y como pasa, va a limpiar, poner cosas en su sitio y, en consecuencia, tú vas a mejorar? Pues eso. Noviembre con su energía de limpieza, energía plástica (la de color plata) que nos ayudará a enraizar nuestro camino. El truquillo: cuando te empieza a pedir el alma que te posiciones, ¡hazlo! Solamente hay que ser consciente. Escucharse uno mismo. Yo utilizo un truco para ir reconociéndome. Os lo explico:

Cuando ponemos consciencia y le damos poder a nuestra alma (me refiero a quienes somos nosotros y no al personaje que interpretamos), vamos evolucionando y haciendo cambios. Pero a veces son tan sutiles que no te das cuenta o no tienes tiempo para pararte a pensar. Poquito a poquito resulta que el cambio ese pequeño es un cambio bastante grande. Y es cuando empezamos a sentir que no estamos bien, que hay algo que no fluye,…pues es nuestra mente que no fluye con nuestra esencia porque no se ha dado cuenta del cambio. Mi truquillo para volver a equilibrar (haciendo evolucionar la mente a donde se encuentra ahora el alma) es plantearme la siguiente pregunta: YO he cambiado (aunque mi personaje, Cari, no lo haya hecho todavía). No soy la misma que a principio de año. ¿Qué ha pasado? ¿Cómo me ha afectado? ¿Si pudiera verme desde fuera, cómo me explicaría en qué ha madurado mi alma? ¿Y mi personaje? ¿Hacia dónde quiero ir ahora emocionalmente? ¿Qué me hace sentir inestable? ¿Qué me da fuerzas?

No hace falta esperar a hacerse estas preguntas momentos de meditación o esperar un momento concreto de tranquilidad. Aunque sería lo idóneo, siendo madre, trabajadora, estudiante, terapeuta,…la verdad es que tengo pocos momentos de tranquilidad. Esto antes era una excusa. Pues bien: es uno de los cambios que he hecho. Mi actitud ahora es: ¡Uau! Que bien que el Universo me considera capaz de llevar todo este trabajo terrenal y reconocerme a la misma vez. Me maravilla que mi alma quiera hacerse escuchar dentro del caos. ¡Que potencia tiene! Voy a reconocer ese alma tan grande, a escucharla, y seguir sus consejos porque está claro que está muuuuy “on-line” con el jefe (jefe es como yo le llamo a Dios o al Universo).

A veces no es cuestión de tomar acción sino de ser consciente de que hay que tomarla hacia un camino. Y entonces… pedir ayuda a los guías, tomar fuerza, esperar el momento y zas! (Y si no lo haces tú, ya sabes que están los guías esperando ese momento para empujarte si tú no saltas. Jajaja)

Pues bien…después de este noviembre, creo que diciembre será para quemar los últimos cartuchos al respecto. Siempre es importante la actitud. No sucumbir a una crisis sino disfrutar de la crisis porque somos realmente nosotros, nuestra alma, la que está haciéndose escuchar por encima del personaje que interpretamos. Que bien, ¿no? Si tuviésemos que reservar hora en la agenda para buscarnos, no encontraríamos nunca el momento.

Y todo este trabajo tan bonito, con tantas conversaciones con nosotros mismos, nos preparará para recoger frutos durante el 2016. Es buen contrato, ¿no? Me busco, me reconozco, me alineo con mi esencia y, desde esa posición de paz interior, vivo, siento y disfruto mi vida. ¿Firmas? Yo ya lo he hecho. ¿A qué venimos si no es a reencontrarnos con nosotros mismos? Desde mi paz, desde mi centro, lo relativizo todo. Me EMPODERO y es como un círculo que se retroalimenta. Cuanto más en mi centro me siento, más me empodero. Más me empodero, más afianzo mi centro. Y cuando tengo días malos, me es más fácil volver a mi centro o relativizar la situación.

Bueno…espero que este consejo os pueda servir para inspiraros a seguir el camino a vuestra esencia. Sobretodo vivid, sentid, amad. ¡Disfrutad de la vida y sed felices!!!

Ah! Y recordad que este domingo 06 de septiembre tenemos programado el curso intensivo "Conecta con tus Guías y Programa de Vida" en mi centro de Cardedeu (Barcelona). Aquí os dejo el enlace:

http://www.conectacontuuniverso.com/cursos/12-conectacontu-universo/21-curso-guias.html

Un abrazo de alma a alma.

 

Cari Oliva

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.