26 Mar

RITUAL para Liberar Lazos

Hace unos días, en una sesión con una amiga, su guía nos explicó una forma para LIBERARNOS DE LAZOS que nos unen emocional o sentimentalmente a algo /alguien. Como lo veo muuuy interesante, he pensado compartirlo con todos vosotros.

En este caso era un APEGO a una casa. Pero este ritual podemos practicarlo siempre que sintamos la necesidad de romper algún lazo que no nos deja descansar y nos hace sentir dependientes de esa energía. Ya sea con una casa, una persona, un trabajo,… lo que sea que veamos que nos deja sin energía y/o no nos permite seguir nuestro camino como quisiéramos.

Estos son los pasos…

Primero tenemos que imprimir la imagen de lo que sintamos el apego: de la casa, de la persona,…si no tenemos foto, podemos poner en un papel el nombre y fecha de nacimiento o algo que nos recuerde a lo que nos queremos liberar. Tiene que estar en papel.

A este papel le vamos a atar alrededor un extremo de un hilo de color rojo y el otro extremo lo ataremos a nuestra muñeca izquierda. Esto lo llevaremos durante 24 horas.

Por lo que me dijo el guía, es para crear una relación energética entre la imagen y la persona que quiere liberarse.

Después de estas 24 horas, encenderemos una vela blanca y ponemos un bol de cristal al lado. Sacamos la imagen de la manga y la abrimos. Miramos la imagen y le decimos:

“Es momento de separar nuestras energías. Nuestra relación terminó y ese ciclo debe cerrarse.”

Entonces quemamos el hilo que nos une a la imagen y, poniéndola frente a nosotros, le decimos:

“Ahora yo te agradezco el aprendizaje recibido. Te libero y permito que sigas tu camino igual que tú permites que yo siga el mío.”

Y quemamos la imagen y el hilo que nos unía y lo dejamos en el bol. Las cenizas deben tirarse fuera de casa. Si las tiras a la basura recuerda sacarla en cuanto puedas.

Durante las 24 horas que llevamos la imagen encima, debe tocar nuestra piel. Puede resultar molesto si lo que llevamos nos trae malos recuerdos, pero precisamente esta es la idea: sentir su energía para poder despedirla.