20 Oct

¿Qué problema kármico tengo con el dinero?

¿Qué problema kármico tengo con el dinero?

Esta pregunta la escucho el 70% de las sesiones que hacemos. Y lo peor es que poquísimas veces viene relacionado con universos paralelos en los que se está viviendo otras vidas. La respuesta que recibimos siempre es que no es un problema particular, sino general. Y que ya hay equipos etéricos intentando solucionarlo.

Hace unas semanas, cansada de dar esa respuesta, le pregunté a mi guía si me podía explicar lo que estaba ocurriendo realmente. Esta fue la respuesta:

(Cari) – A ver…no puede ser que a todos les digáis lo mismo. Algo tiene que haber que se pueda hacer para solucionar el problema, no? Porque si es algo general, entre todos se tendría que poder solucionar.

(O) – El problema en sí es que vosotros mismos sois los que habéis entregado vuestro dinero.

(C) – Perdonaaa??? Yo no he entregado mi dinero. Y no creo que TODOS los pacientes que vienen a mi consulta lo hayan hecho.

(O) – No solamente tus pacientes. Sino prácticamente todo el que entra en el sistema monetario.

(C) – …???

(O) – Verás…durante aproximadamente 30 años habéis entregado vuestro dinero. Habéis entregado esa energía. Os engañaron diciendo que tener el dinero en cuentas bancarias y pagar con tarjetas y transferencias era lo más seguro. Y, sin ser culpa vuestra, habéis aceptado este engaño. Por comodidad o por lo que fuese. Y ahora, desde equipos etéricos, están intentando que no se vuelva una verdadera catástrofe.

(C) – Pero aunque fuese en el banco, el dinero no lo entregamos!!

(O) – Cari…sí. Mira tu ejemplo: has podido pasar semanas sin tocar dinero en efectivo. Que es el que realmente lleva la energía. Mirabas la cuenta, hacías “pagos”, transferencias, “cobros”,… pero qué cobrabas?

(C) – Pues dinero!!! Pesetas y luego euros!!!

(O) – No. Ahí es donde os han engañado. Habéis estado moviendo lo que vendría a ser “puntos”. Tú cobras "X" puntos, las cosas valen "X" puntos, el alquiler vale "X" puntos. Tú no has recibido ese dinero encima de tu mano billete tras billete. Ni pagabas la gasolina con billetes, ni comprabas la comida con billetes dejando que te devolvieran un cambio en billetes o monedas. ¿Lo entiendes?

(C) – (Cara de “tonta, te han tomado el pelo” jaja)

(O) – El problema ha sido ese. Os han hecho creer que todo esto era más seguro. Pero dejasteis de tocar los billetes y las monedas. Os daban una cuenta con “puntos” en los que subían o bajaban según los movimientos. Pero igual que pone “euros” podría poner “patatas” que sería el mismo efecto. Y de esa forma fuisteis entregando esa energía que os pertenece. Los pisos valen “puntos”, porque nadie ha ido con miles de euros en efectivo a comprar ni casa ni coche.

Ahora hay quien controla esa energía y estamos intentando que vuelva a quien le corresponde. Lo que tienes que hacer es ir diciendo a la gente que utilice dinero en efectivo. Que pague en efectivo y reciban el cambio. Que tengan siempre monedas encima como pasaba hace un par de generaciones. Que no os engañen más con el cuento de tener el dinero en el banco para que no os lo roben. O diciendo que domiciliar recibos es más cómodo que tener que ir por ventanilla a pagarlo con billetes. De hecho hay una nueva ley en la que no se puede pagar en efectivo más de una cantidad. Os cambian billetes,… cada vez quieren cerrar más el círculo. ¿No lo ves? No podéis reclamar algo que habéis donado de forma consentida. Y va a ser difícil recuperarlo si no se empieza a mover YA el dinero en efectivo.

Después de estar más de una hora dándole vueltas con cara de timada, decidí tocar más el dinero. Al pagar dar de más para poder recibir cambio y me vuelva esa energía. Al fin y al cabo todo lo que me explicó tiene sentido. Y yo creo que desde que lo hago se está empezando a mover esa energía de dinero que me corresponde. Así creo mi abundancia. Espero que os sirva a todos vosotros también. ¡Nuestro dinero es Nuestro y hay que moverlo!